¿Qué es la nube y qué tipos hay?

La nube es un término que se utiliza para describir una red mundial de servidores, cada uno con una función única. La nube no es una entidad física, sino una red enorme de servidores remotos de todo el mundo que están conectados para funcionar como un único ecosistema. En otras…

La nube es un término que se utiliza para describir una red mundial de servidores, cada uno con una función única. La nube no es una entidad física, sino una red enorme de servidores remotos de todo el mundo que están conectados para funcionar como un único ecosistema. En otras palabras, es la posibilidad de acceder y almacenar datos a través de internet. Los archivos o programas se almacenan en servidores de la nube, en lugar de en el ordenador.

En lugar de acceder a archivos y datos desde un equipo personal o local, accede a ellos en línea desde cualquier dispositivo conectado a Internet.

Los tres tipos de nubes que existen son:

  • Nube pública: es la cloud pública que los recursos, como los servidores y almacenamiento, son propiedad de un proveedor de estos servicios. Además, los recursos de la nube pública son compartidos entre las diferentes organizaciones que adquieren el servicio. La seguridad se ve más frágil que en la híbrida o la privada debido a su estructura.

Las ventajas de esta nube son los costes (los clientes pagan por el espacio de almacenamiento que necesitan), su mantenimiento (el proveedor se encarga de ello), su escalabilidad casi ilimitada (disponibles distintos recursos) y su confiabilidad (amplia red de servidores, evita problemas).

  • Nube privada: ofrecen los servicios a un número limitado de usuarios a través de las redes empresariales, en otras palabras, en la cloud privada los recursos informáticos son solo accesibles por tu organización, independientemente de si la infraestructura (centro de datos) está en local o si se contrata a terceros. Por lo que hace a la seguridad, esta depende enteramente de la organización, quien asuma los costes derivados de su gestión.

Las nubes privadas suelen usarlas agencias gubernamentales, instituciones financieras y cualquier organización mediana o grande que busque aumentar el control sobre su entorno.

  • Nube híbrida: combina las dos nubes, se almacenan datos en nubes públicas o privadas en función de las necesidades. Es posible aprovechar los recursos informáticos de la nube pública en aquellos casos en los que los recursos de la cloud privada se vuelven insuficientes por causas estacionales o bien pueden aprovechar para subir a la nube publica aquellos documentos menos sensibles y subir los que requieren mayor seguridad a la nube privada. Los costes se pagarán por uso, por la capacidad informática utilizada.

¿Cómo funciona la nube de Internet?

Para entrar en cualquier tipo de servidor necesitas identificarte con un nombre de usuario y contraseña. Al guardarse todos datos en un servidor, solo tienes que acceder a través de conexión en internet, lo que te permite acceder desde cualquier lugar y con cualquier dispositivo.

En cuanto a las aplicaciones informáticas, el software de trabajo se encuentra en la nube y el proveedor usado se encarga de las actualizaciones constantes que se deben realizar.

Depende de los servicios que necesites, vas a tener que disponer de un servicio híbrido, privado o público. Afortunadamente, en la actualidad ya existe una amplia variedad de empresas que prestan excelentes servicios para el empleo de computación en la nube.

En palabras técnicas, el funcionamiento de la nube se divide en dos partes:

  • Front-end: representa la computadora u otro dispositivo inteligente del cliente y las aplicaciones que necesita para hacer uso de la nube.

Dentro de la arquitectura de Front-End podemos identificar 3 partes:

  • El Software, que es el programa que interactúa con la aplicación alojada en la nube desde el lado del usuario
  • La Interfase de Usuario, con la que el cliente interactúa para ejecutar la tarea en la nube.
  • El Cliente o Dispositivo incluye el hardware, la PC o notebook del usuario.

 

  • Back-end: representa a los servidores, empresas y sistemas que prestan el servicio. El cuidado del Back-End es responsabilidad del proveedor del servicio en la nube.

También en el Back-End podemos identificar algunos componentes básicos relacionados con la administración y la seguridad:

  • La Aplicación es la interfaz que se ofrece al usuario final, pero del lado del servidor
  • El Software es el corazón de la arquitectura y uno de los principales componentes del sistema.
  • El Cloud Runtime es una especie de sistema operativo que permite múltiples procesos y se efectúa en el mismo servidor.
  • El Almacenamiento es el lugar en el que residen todos los datos necesarios para operar el software.

Para qué sirve la “nube”

Probablemente no te des cuenta, pero a diario utilizas aplicaciones o elaboras documentos que están colgados en la nube y que no hacen uso de la memoria del teléfono u ordenador. Como es el caso de Netflix o Google Drive, por ejemplo. En ese sentido, cada vez más empresas se han centrado en potenciar la tecnología cloud o de la nube para sus propios servicios.

Todo eso nace de la idea de poder acceder en todo momento e instantáneamente a todos tus datos estés donde estés y a través de cualquier dispositivo; sea un móvil, un teléfono inteligente, una tableta, un ordenador, etc.

Ventajas y desventajas de esta tecnología

Ventajas: almacenamiento en la nube

Ahorro de costes

El almacenamiento en la nube permite ahorrar costes porque evita necesitar de un hardware para alcanzar los Terabytes de memoria. Evitando así los costes operativos asociados en forma de energía, aire acondicionado y gastos de administración y por un precio mucho más económico, ya que pueden ser asequibles, también, para las pequeñas empresas.

Accesibilidad

En cualquier lugar será asequible acceder a tus datos. No dependerás de un soporte físico, solo necesitarás tener conexión a internet. Es una oportunidad para poder teletrabajar porque dispones de todos tus archivos en cualquier sitio.

Recuperación de datos

Con el almacenamiento convencional es fácil perder los datos, pero con la nube tendrás la oportunidad de recuperarlos mediante la suplantación de unidades físicas. Gracias al almacenamiento en la nube podrás tener copias de seguridad, algo que resulta bastante beneficioso para cualquier usuario y/o empresas.

Seguridad y más seguridad

Los proveedores actuales de servicios de almacenamiento en la nube agregan varias capas de seguridad para proteger los archivos o datos de posibles ciberataques. Por otra parte, pueden proteger los archivos ante desastres naturales, fallos en los servidores o errores que puedan tener los usuarios para preservarlos.

Ahorras almacenamiento en los equipos de trabajo

Todos los datos están almacenados en la nube. De esta manera, tu ordenador no estará tan saturado de archivos, por lo que ganará en productividad.

Desventajas: almacenamiento en la nube

Conexión a Internet

Para acceder a los documentos tienes que tener acceso ilimitado a internet. Y debe ser estable y potente. En caso contrario, no podrás acceder a tus archivos.

Costes adicionales

Al ser un sistema que requiere bastante mantenimiento, los proveedores de este servicio pueden agregar costes según el volumen de subidas o descargas de la nube.

Vulnerabilidad a ciberataques

Pude que algunas empresas, sobre todo las grandes, acarren problemas con los ciberataques. Por lo que deben de asegurar mejor los almacenamientos en la nube para evitar que existen vulnerabilidades.

Privacidad

Tus archivos pasan a ser responsabilidad de terceros. Por eso, debes asegurarte que la empresa que gestiona tus datos es una empresa solvente.

Para más información contacta con nuestros técnicos.

 

 

.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.