ERP vs CRM: diferencias

El CRM y el ERP son dos tipos de herramientas que pueden llegar a confundirse, ya que comparten la similitud de impulsar el crecimiento y la productividad de una empresa. Antes de profundizar con las diferencias, te recomendamos el artículo sobre ¿Qué es un ERP?. Ahora sí, vamos a hablar…

El CRM y el ERP son dos tipos de herramientas que pueden llegar a confundirse, ya que comparten la similitud de impulsar el crecimiento y la productividad de una empresa. Antes de profundizar con las diferencias, te recomendamos el artículo sobre ¿Qué es un ERP?. Ahora sí, vamos a hablar de los dos conceptos, cuáles son sus principales utilidades y para qué se usa cada uno para conseguir el mayor provecho.  

¿Qué diferencia el ERP del CRM?

El ERP y el CRM son dos aplicaciones empresariales que nos pueden ayudar a lograr el objetivo de aumentar la rentabilidad general de un negocio. Aunque son soluciones en cierta medida parecidas, también hay diferencias, tanto en su propósito como en sus objetivos.

En primer lugar, encontramos el ERP que sirve para procedimientos internos, que no repercuten directamente en la relación con los clientes, trabajan para intercambiar información entre departamentos, su objectivo es ayudar a reducir costes.

En definitiva, un ERP actúa sobre las siguientes dimensiones de una empresa:

  • Producción
  • Nóminas
  • Control de venta
  • Control de stock
  • Contabilidad y finanzas
  • Suministro y proveedores

El objetivo final de un ERP es centralizar la gestión integral de una empresa en una herramienta, buscando una mejor comunicación interdepartamental y un mejor acceso a los datos. Los ERP son softwares complejos, por lo que se suelen instalar en empresas de tamaño mediano y grande, ya que se trata de una inversión importante tanto económica, como de tiempo y personal. 

En segundo lugar, vamos a ver los CRM (Customer Relationship Management) que se tratan de un programa que se encarga de la gestión de la relación con el cliente, pudiendo aplicar estrategias de fidelización y marketing. En definitiva, el CRM permite generar más ventas a la empresa y, por lo tanto, aumentar los ingresos. 

Las diferencias entre el ERP y el CRM

Ambos sistemas mejoran la eficiencia en los procesos comerciales, pero tienen objetivos y realizan tascas distintas. A continuación, vamos a ver las diferencias que podemos encontrar: 

  • El objetivo de ambos es completamente distinto. El CRM está centrado en los clientes y ayuda a descubrir oportunidades de negocio, mientras que el ERP ayuda a valorar la eficiencia de procesos internos. En otras palabras, el CRM permite comprender cómo se relacionan empresas y clientes, mientras que el ERP ayudan a plantear estrategias más amplias de negocio. 
  • El CRM está pensado para los departamentos de ventas y marketing. En cambio, el ERP está pensado para prácticamente todos los departamentos de la empresa. De esta manera, un CRM está pensado para empresas de cualquier tamaño, mientras que el ERP es una herramienta orientada a empresas medianas y grandes, com varios departamentos y que necesita orden y coordinación. 
  • La implantación del ERP es muy costosa y se suele aplicar empresas que tienen varios departamentos, por lo que se suele aplicar a medianas y grandes empresas, en cambio el CRM está pensado para empresas de cualquier tamaño. 

¿Puede una empresa trabajar con el ERP y el CRM al mismo tiempo?

Es completamente compatible usar un ERP y un CRM a la vez, ya que tienen funcionalidades distintas y se pueden complementar. 

De lo que dependerá también es de lo grande que sea la empresa. Como más grande, más probabilidades tiene de implementar un ERP porque tiene que gestionar varios departamentos. 

El ERP y el CRM son dos aplicaciones empresariales que te pueden ayudar a lograr el objetivo de aumentar la rentabilidad general de tu negocio. Aunque son soluciones parecidas, hemos visto que tienen diferencias significativas. 

El uso diario del ERP y el CRM en las empresas

Son herramientas muy útiles para las compañías; les permiten organizarse mejor y mantenerse bien conectadas. Cada una de ellas tiene una función y objetivos distintos. Aun así, se complementan a la perfección para maximizar los beneficios. 

En definitiva, gracias a la integración de un ERP o un CRM las empresas mejoran sus procesos, prosperando así en la toma de decisiones. Tratándose de decisiones más eficaces y efectivas porque permiten a las empresas estructurar sus decisiones y rentabilizarlas. Para más información, ¡Contáctanos!

.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.